Home 2018-01-12T15:25:35+00:00

Dropshipping: los mitos más oídos que no deben ser escuchados

Con un nuevo modelo de negocio online en el mercado, muchos gurús tratan de vendértelo de la forma más asombrosa posible. Algunos omiten la verdad, otros, directamente, te mienten descaradamente prometiéndote el negocio del siglo, pero no es así. En el artículo que vas a ver a continuación, te mostramos todos los mitos que se leen por internet y que no reflejan la realidad del dropshipping.

El negocio más rentable

¿Quién lo iba a decir? Un negocio en el que sólo te encargas de vender y de dar soporte post-venta o garantía al cliente; no compras el producto, no lo almacenas, no lo envías, no lo embalas; de eso se encarga otro. A priori, lo primero que piensas es ¡Qué chollazo! La realidad es muy distinta. La parte que se encarga de enviar, facturar o fabricar el producto es quien se lleva el trozo de la tarta más grande. Es decir, el minorista, o sea tú, tendrás casi siempre un margen de beneficios muy bajo, obligándote a vender una ingente cantidad de stock para poder hacer rentable el negocio. No estoy diciendo que sea rentable, pero dista mucho de ser el negocio del siglo, eso seguro. También hay que valorar que cuando un negocio emprende su marcha todo son pérdidas, así que cuando hablamos de márgenes de beneficio, no conviene hablar de dropshipping.

El negocio más rentable

Poder y control

Tienes un negocio online de Dropshipping creado por ti, pero no tienes control porque todo tu activo, tu producto, depende del proveedor exclusivamente. Por no decir, que no puedes controlar los envíos, algo de lo que puedes requerir información a tu proveedor, pero no eres tú el que embala y envía. En este aspecto, tendrás el mismo control sobre el envío del que tiene el cliente.

No fijas el precio

No fijas el precio

Por mucho que te digan que tu eres el que pone precio a los productos que vendes, es totalmente falso porque ese precio girará en torno a buscar márgenes, no a ofrecer un precio competitivo (dentro de los márgenes de beneficio) para competir con los rivales del sector. Esto sólo lo provoca la descompensación que se produce entre el mayorista y el minorista, siendo el primero la parte fuerte. Es complicado ganarte la vida teniendo un negocio dropshipping, aunque todo es “montárselo bien”, algo que no está, lamentablemente, al alcance de todos. Es verdad que algunas tiendas online como Big Buy han sabido aprovechar el tirón, pero no te vas a convertir en ellos por el simple hecho de tener un negocio dropshipping.

Problemas

Como en cualquier negocio, tendrás problemas que deberás solventar con el paso del tiempo. Uno de los problemas más frecuentes es el pago al proveedor, algo que se suele retrasar en una relación convencional, ofreciendo facilidades de pago al minorista para, así, satisfacer el interés del proveedor.

Lamento deciros que esto no ocurre en el negocio dropshippping. Aunque tú no pagues el producto, tendrás problemas a la hora de ingresar dinero por las comisiones que existen. Los proveedores te apretarán mucho las tuercas para que vayas a marchas forzadas, sin importarles si ganas 1€ ó 1,5€. Es duro, pero es la realidad a la que te enfrentarás.

pago al proveedor
tienda online

¿Merece la pena?

Bajo mi punto de vista, puede ser interesante tener una pequeña tienda online para sacarte un sobresueldo, pero nada más. Hay que ser muy ambicioso para lanzarte al abismo en un negocio dropshipping como fuente de sustento. No os diré si merece la pena o no; sólo os voy a pedir que valoréis todo bien antes de lanzaros porque, así, no os llevaréis sustos.

CONTACTO

Your Name:
Your Email:
Your Message: